Frente a decisión del TC sobre el lucro en la educación


Luego del fallo del Tribunal Constitucional de este 27 de marzo del 2018, donde se declara la inconstitucionalidad de la indicación hecha a la gratuidad en la educación superior que establece que personas o personalidades jurídicas con fines de lucro no podían ser sostenedoras de las universidades, como Comisión Chilena Pro-Derechos Juveniles CODEJU declaramos:

1. Rechazamos totalmente la decisión hecha por el Tribunal Constitucional. Creemos que más que una justificación jurídica, todo tipo de atribuciones de un TC a priori, con la justificación de resguardo de constitucionalidad, es una posición política que altera el orden democrático y la legítima decisión tomada en el poder legislativo. La gratuidad y el fin al lucro en la educación, es una demanda histórica de los movimientos estudiantiles de la cual no solo somos conscientes, sino también nos ha tocado protagonizar, y creemos que se vio afectada totalmente la soberanía popular representada en el parlamento. Por otro lado, los diversos cambios que han salido a la luz pública durante los últimos días, ejercidos desde las atribuciones del TC, demuestran la estrategia política del actual gobierno, evidenciando el respaldo absoluto a una constitución concebida en dictadura.

2. El resultado de la decisión del Tribunal Constitucional es la demostración de un sistema de altas Cortes totalmente afectado por el Lobby y la negociación de cargos binominalizados. La desigualdad de oportunidades y el problema del gran endeudamiento en la población juvenil chilena generada por los sistemas de créditos y la defensa del lucro de las instituciones educacionales, no tendrá solución mientras los intereses de los grandes pactos políticos representados en el parlamento, y los intereses de los sectores empresariales que financian a estos pactos políticos, esten por sobre la voluntad democrática. Ante esto, se nos viene nuevamente a la cabeza la necesidad de cambios constitucionales que modifiquen facultades del TC, y así deje de funcionar como una tercera cámara conservadora.

3. Además, es claramente un retroceso en la búsqueda de garantizar más derechos sociales para nuestro pueblo. Como organización que promueve los Derechos Humanos de niños, niñas, jóvenes y adolescentes, creemos fundamental profundizar el Derecho a la educación y hemos estado siempre del lado de las demandas estudiantiles. La necesidad de modificar totalmente el servicio nacional del menor vulnerable, terminar con la desigualdad de oportunidades de la época escolar y con el sistema mixto de colegios de distinta categoría, y, por sobretodo, terminar con los niveles de endeudamientos esclavizantes a los que se están llegando por los altos aranceles universitarios, son cosas que comprendemos mínimas para garantizar el efectivo derecho a la educación para todas y todos.

4. Por último, creemos que estas situaciones son antecedentes que nos sirven para prepararnos a futuro. Lo que viene con un gobierno que aprueba toda lógica de mercado y subvención de los derechos de las personas, y con principios totalmente conservadores no da esperanza, más que la de la respuesta de un pueblo que busca dignidad. Hacemos un llamados a los distintos actores sociales y políticos a no bajar los brazos. Creemos que se vienen tiempos difíciles donde solo la organización nos servirá como cobija, y consideramos absolutamente necesario aportar a una cooperación de las luchas sociales en su conjunto, para acabar con la raíz del problema. En nuestro caso particular de trabajo con estudiantes y jóvenes, utilizaremos todas las herramientas que tengamos a mano, haciendo nexos y articulando lo que los distintos grupos estudiantiles requieran y necesiten de este grupo humano.

Comisión Chilena Pro-Derechos Juveniles

fotografía:EFE