Codeju participa de marcha «por una infancia con derechos»


El domingo 5 de agosto de 2018 representantes de la Comisión Chilena Pro-Derechos juveniles asistieron a la marcha «Por una infancia con derechos», convocada por la Fundación Infancia. La cita convocó a familias, padres, madres, niñas, niños y activistas por la infancia, con el fin de recordar y exigir justicia y protección para los miles de menores de edad que hoy viven en situación de vulneración de derechos en el país.

Matías Cárdenas, presidente de la Codeju, señaló al respecto que «es vital seguir convocando aun mas a miembros de la sociedad y el movimiento social. Creemos que no puede pasar desapercibida la resolución que la ONU emitió esta semana y que establece que Chile vulnera sistemáticamente los derechos humanos de niños, niñas, adolescentes y jóvenes».

Otra integrante de la Codeju que se sumó a la marcha fue Valentina Vásquez, secretaria de la organización, quien señaló que «es importante estar aquí, en un día tan significativo como el día del niño, pensando en la realidad que viven miles de menores de edad en nuestro país, que día a día sufren vulneraciones de sus derechos, mientras el Estado mira para el lado y no se hace responsable de hechos que son brutales y que suceden en instituciones que cuentan con su amparo».

Complementando los dichos de Vásquez, el Director Ejecutivo de la Codeju, Isaac Gajardo, señaló que «hoy el mercado celebra a las niñas y niños, proponiéndolos como sujetos de consumo y hemos visto durante todo el último mes un bombardeo de campañas en los medios de comunicación, en las calles y en todos lados. Frente a todo esto, hoy como Codeju proponemos y denunciamos una invisibilización de los niños como sujetos de derecho. Mientras el mercado los propone como sujetos de consumo, nosotros decimos que son sujetos de derecho y es el Estado el que debe asegurar su cumplimiento».

Por último, el presidente de la Codeju, Matías Cárdenas, agregó un cuestionamiento general al Estado chileno por los diversos casos que hoy ponen en tela de juicio la real protección de los derechos humanos que existe en el país. «Mientras en estos días se libera a siete criminales condenados por delitos de lesa humanidad, los lideres indígenas deben hacer huelgas de hambre extensas para que se garanticen sus derechos y la ONU nos confirma que los centros de detención y tortura aun existen y no se acabaron con la dictadura: son precisamente los lugares en donde miles de menores de edad, los más pobres y vulnerados, son abusados con la complicidad del Estado. Es nuestro deber difundir esto, y luchar por terminar con la reproducción de la tortura y miseria».