Codeju articula red de colaboración con Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social (LUM) en Perú


Nuestro Coordinador Ejecutivo, Isaac Gajardo Miranda, tuvo el agrado de participar del XXVI Coloquio Internacional de Historia de la Pontificia Universidad Católica del Perú, actividad realizada en Lima entre los días 24 al 28 de Octubre, este Coloquio es una instancia que busca fomentar la discusión y el intercambio de ideas entre estudiantes, egresados y graduados universitarios en torno a los avances y los resultados de sus investigaciones en Historia.

Isaac realizó ponencias que abordaban temas de historia reciente, violencia, memoria y políticas de la memoria en América latina, además de realizar actividades en conjunto con estudiantes de diversas universidades del país y el extranjero.

Durante su estadía en Lima, Perú, el Coordinador Ejecutivo de Codeju, fue entrevistado para la revista del Instituto Bartolomé de las Casas, una institución sin fines de lucro que contribuye a la construcción de la sociedad civil y la democracia y la liberación de personas, especialmente de los pobres.

Por último, durante los días que duró la actividad, también participó de una reunión de presentación y vinculación con el equipo del Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social (LUM), un espacio del Estado Peruano que considera el ejercicio de memoria como una pieza central en la reconstrucción de su nación, su tarea principal es dilucidar el origen de los conflicto en décadas de violencia. Aquí planteó la posibilidad de articular redes entre este espacio y la Codeju para la retroalimentación entre ambas organizaciones.

Isaac Gajardo declaró que, “el trabajo realizado en Lima en el marco de un viaje por motivos académicos, nos sirvió para potenciar posibles redes de colaboración y retroalimentación entre la Codeju y organizaciones de Derechos Humanos peruanas, que esperamos seguir fortaleciendo de aquí a un futuro cercano». También indicó «conociendo el LUM nos damos cuenta de lo difícil que es reactivar la memoria en América Latina, donde estos procesos son comúnmente censurados e ignorados por las políticas públicas. Ahí el papel de las organizaciones de la sociedad civil es gravitante, porque el desafío es disputar esos espacios y construir culturas que defienden los DDHH como principio fundamental».