Casi un millar de estudiantes en Pudahuel y Renca se quedarían sin establecimiento educacional para 2019


Una gran sorpresa se llevaron los estudiantes y apoderados de dos establecimientos educacionales de las comunas de Pudahuel y Renca, tras enterarse recientemente que el sostenedor de estos colegios había tomado la decisión de cerrarlos repentinamente, dejando a casi un millar de familias sin servicio educativo para el año 2019. Esto ha provocado una serie de movilizaciones de la comunidad educativa, que se radicalizaron este martes 16 de enero, cuando apoderados y estudiantes decidieron protestar en las afueras de sus establecimientos.

Se trata de la Sociedad de Educación Eduba, sostenedora del Colegio Padre Hurtado (Pudahuel) y Escuela Especial College Padre Hurtado (Renca), que luego de llevar durante años una administración irregular de los recursos que el estado les proporcionaba vía subvención, hoy se enfrenta a una sanción por parte de la Superintendencia de Educación por la no rendición de recursos destinados a la formación de niños y niñas. Así mismo, en diciembre de 2018 la Seremi de Educación tomó la decisión de no otorgar subvención a los colegios de esta corporación, ante la negativa de los sostenedores para convertirse en una Corporación Sin Fines de Lucro, como lo obliga la Ley de Inclusión (20.845), que termina con el lucro en proyectos educativos.

La situación tiene consternada a las comunidades de ambos establecimientos, puesto que la Sociedad de Educación Eduba nunca informó sobre lo acontecido a apoderados y estudiantes, manteniendo el cierre de los colegios en secreto hasta el mes de enero. Así, en ambos recintos educativos se realizaron los respectivos procesos de matrículas para alumnos nuevos y antiguos, pese a que la información recabada por la misma comunidad escolar en los últimos días apunta a un remate de las propiedades y bienes de ambos inmuebles.

Los apoderados han averiguado sobre las intenciones de los sostenedores de rematar los inmuebles, pero pese a ello, la corporación decidió realizar el proceso de matrículas, ocultando información sobre el cierre.

El presidente del Centro de Padres del la Escuela Especial College Padre Hurtado, Ricardo Ibarra, señaló que “están vulnerando los derechos de nuestros hijos e hijas y nadie nos ha dado ninguna explicación”. Así mismo, agregó que “ha existido una nefasta administración de fondos destinados a la educación de nuestros niños y el Ministerio de Educación lo que hace hoy no es castigar a los sostenedores, sino que a toda una comunidad. Hoy no se nos está garantizando el derecho a la educación, del que tanto habla la ministra Marcela Cubillos en sus discursos”.

Daniela Donoso, apoderada la misma escuela, apunta a que “nos encontramos en una situación terrible, por la imposibilidad de buscar colegios con cupos en esta época del año, se está alejando a los alumnos de sus entornos educativos formados durante un largo proceso y esto perjudica a nuestras hijas e hijos, por eso hoy decimos que el traslado de establecimiento no es una solución viable. Es el Estado el que debe hacerse responsable de este problema”.

Por otro lado, profesores y funcionarios de los colegios se encuentran con sus remuneraciones y cotizaciones impagas, pero el temor a represalias les ha impedido movilizarse y alzar la voz. Ante eso, un grupo de apoderados y estudiantes se ha levantado para hacer notar su molestia, denunciando la forma en la que el Estado está permitiendo que se vulnere el derecho a la educación de casi un millar de niños y niñas.